Fundación

El origen de la ciudad de Chihuahua comienza con el descubrimiento de las cercanas minas y fundación de la población de Santa Eulalia en 1652 por el capitán español Diego del Castillo, sin embargo; debido al clima y los constantes ataques de los indígenas la explotación se suspendió y Santa Eulalia permaneció varios años deshabitada. Unos cincuenta años después, en 1707, se hicieron descubrimientos mineros de mayor riqueza, lo que llevó al inmediato poblamiento de Santa Eulalia y a su prosperidad.

Durante la etapa de la Revolución, Chihuahua fue escenario del movimiento maderista y, después, del desarrollo del Constitucionalismo y del Villismo, destacándose las figuras heroicas de Praxedis G. Guerrero, Abraham González, Toribio Ortega, Pascual Orozco, Francisco Villa y muchos otros.

Los días 30 y 31 de octubre de 1911, el presidente electo de la República. Francisco I. Madero, visita por segunda ocasión la ciudad, habiendo hecho el viaje expresamente para invitar a los jefes revolucionarios chihuahuenses Abraham González, Pascual Orozco, José de la Luz Blanco, José de la Luz Soto, Máximo Castillo y otros, para que le acompañaran en el acto de su protesta como titular del Poder Ejecutivo Federal.